“Amar es, echar de menos. Sentir que cuando ese amor no está presente, no estás completo, falta la pieza más significativa de tu puzzle”

Y un amor que surgió durante una beca Erasmus hace siete años sólo podía acabar así, en una boda al más puro estilo country con tintes españoles, alemanes  y rodeados de amigos y familiares.

El vestido, un diseño a medida confeccionado en el taller de Elena Rubio, realizado a partir de bambula de seda y manga francesa. Para cumplir con la tradición, unos zapatos cómodos y funcionales color azul cobalto de Georgia Rose. No podía faltar un ramo asimétrico de aires silvestres de la mano de la floristería El Arriate, con cierre de encaje italiano y un camafeo de plata tallado que escondía la foto de su abuelo.

Media hora antes de la ceremonia, llegaban los primeros invitados y para darles la bienvenida, un stand de limonada fresquita aunque una de las cosas que más les sorprendió fue una consola donde colocamos unos pequeños botes de crema solar y parches anti mosquitos Todo un acierto en una boda al aire libre y en pleno verano. La ceremonia se ofició en dos idiomas para que nadie perdiera detalle. Al finalizar, en sustitución del tradicional arroz o confeti, todos los invitados agitaron varillas con cintas de colores y cascabeles.

Para la cena, El Gaucho Patagónico dispuso a ambos lados de las mesas, un stand de pan, otro de carnes recién salidas de las brasas, mini hamburguesitas… donde cada uno podía servirse lo que le apeteciera. Disponer de un menú tipo buffet fue la mejor manera de que los invitados interactuaran no sólo con las personas de su mesa sino con el resto, lo que permitió que el idioma no supusiera ninguna barrera.

En las mesas, se colocaron unas bengalas para las encendieran en el momento del baile. Además, los amigos del novio, colocaron una bolsita para cada comensal con unas fichas de un puzzle que iban colocando en una mesa. Entre todos, formaron la imagen de una de las fotos de la preboda aunque los novios, tenían reservadas las dos últimas piezas para completarlo.

Durante el postre, se proyectó un video con imágenes de los novios. Un pequeño recuerdo a los familiares ausentes fue el momento más especial y emotivo de la noche. El más gracioso, los videos que para sorpresa de los novios, habían enviado desde Alemania.

El regalo que lo hicieron a todos los invitados consistió en semillas que debían plantar al finalizar la boda y posteriormente, enviar fotos a los novios de cómo van creciendo. También hubo un caricaturista que no paró de dibujar en toda la noche.

“Zusammen durch die Welt zu gehen ist schöner als allein zu stehen. Und sich darauf das Wort zu geben ist das schönste im Leben”

También formaron parte de esta boda:

Localización: Finca Escudero | Catering: El Gaucho Patagónico | Fotografía: Edu Hernández | Video: Sonorité | Floristería: El Arriate | Organización & decoración: La Sal | Peluquería: Sunao | Maquillaje: Natalia Carballo | Sonido e iluminación: Proevento | Vestido de novia: Elena Rubio Atelier | Zapatos novia: Georgia Rose | Complementos novio: Musak | Transporte: Sánchez Bus