Conocí a Bea al finalizar el verano de 2016. En esa ocasión, acompañaba a una de sus mejores amigas a la primera cita en nuestro estudio para preparar su boda

Dos años más tarde, era su turno. El lugar escogido fue la Finca Las Buganvillas un sitio pequeñito, muy acogedor y cuidado con mucho mimo por sus dueños, perfecto para bodas de día con poquitos invitados.

Como buenos amantes del café, este no podía faltar en un día tan importante. Durante la ceremonia, tras los votos, hicieron su particular ritual del café en grano que habían guardado cuidadosamente en saquitos de arpillera con sus iniciales. 

La decoración de la boda, tenía un toque rústico como el aroma del café tostado. La ceremonia sin embargo, desprendía un aire boho muy en la línea de su precioso vestido de Pronovias y la espectacular corona de flor preservada confeccionada de manera artesanal por Musak.

Para el diseño de la papelería optamos por las marcas que dejan las tazas de café que se han desbordado y otras manchas de café como aquellas que quedan cuando salpican sobre la mesa. 

Los centros de mesa confeccionados por El Arriate, eran lecheras con flores en tonos peach y borgoña, el preferido de la novia. Una gama de colores que se repitió en el resto de rincones como la mesa de café que preparamos para después del almuerzo o la mesa de cactus con la que obsequiaron a sus invitados. 

También formaron parte de esta boda:

Localización: Finca Las Buganvillas & Hotel Rural Mondalón | Catering: Boanva | Mantelería: Mandalay |Fotografía: Pablo Varela | Video: Charlotte Films | Floristería: El Arriate | Organización & decoración: La Sal | Papelería: La Sal | Sonido e iluminación: Playsound Canarias | Vestido de novia: Pronovias | Maquillaje: Adolfo Martín | Tocado: Musak