Seguro que a más de uno le ha venido a la mente, la boda de Cristina Pedroche y David Muñoz en su casa ¡en vaqueros y zapatillas! Y es que, en el mes de julio de 2015, entraba en vigor la Ley de Jurisdicción Voluntaria por la que se concede la capacidad a notarios y secretarios judiciales a celebrar matrimonios y divorcios de mutuo acuerdo.

¡Bieeeeeen! ¡Adiós al papeleo! Nada más lejos de la realidad, aunque uno quiera contraer matrimonio ante notario para acelerar los trámites, sólo va a ahorrar tiempo en elegir la fecha de la boda. ¿Qué significa esto? Muy sencillo, a día de hoy, puedes casarte ante notario si así lo decides pero tendrás que llevar a cabo la dura tarea de recabar toda la documentación pertinente y presentarla en el Registro Civil igual que si te casaras por lo civil. Es decir, en lugar de casarte en el Registro, te casas en una notaría.

Documentación necesaria

  • DNI en vigor de los contrayentes
  • 2 testigos que estén presentes en la ceremonia
  • Realizar un pago que oscila entre los 100 y los 160€ dependiendo del notario y las circunstancias personales de la pareja (si es día laborable o festivo, si el notario debe desplazarse a algún lugar específico…) aunque lo normal es que los enlaces tengan lugar en el propio despacho del notario o en el Colegio Notarial

¿Cómo será nuestra boda?

¡No corras tanto! primero has de realizar todo el papeleo. Para empezar, tienes que elegir un notario, eso si, de tu mismo municipio. Tendrá una entrevista personal con ambos y por separado, para comprobar que contáis con capacidad suficiente para contraer matrimonio y que no existe ningún impedimento.Tras esto, tenéis que aportar en el Registro Civil, un documento en el que consten los datos del notario en cuestión (nombre, apellidos y el código C.U.V). Una vez finalizado el expediente de matrimonio (proceso que puede tardar aproximadamente 2 meses) se notificará a uno de los contrayentes, el visto bueno por parte de la administración y que les autoriza a contraer matrimonio ante el notario. ¡Importante! Este documento hay que llevarlo a la notaría.

Para saber cómo y dónde solicitar el expediente matrimonial pincha aquí

El día de la boda, se firma una escritura de matrimonio (donde debe quedar reflejado la hora y la fecha de celebración), en la que además de los contrayentes, también deben hacerlo dos testigos mayores de edad. La ceremonia es muy corta, se basa únicamente en la  lectura de los artículos 66, 67 y 68 del Código Civil que son los derechos y deberes de los cónyuges:

Artículo 66: El marido y la mujer son iguales en derechos y deberes

Artículo 67: El marido y la mujer deben respetarse y ayudarse mutuamente y actuar en interés de la familia

Artículo 68: Los cónyuges están obligados a vivir juntos, guardarse fidelidad y socorrerse mutuamente

Por último, el notario pregunta a cada uno de los contrayentes si consienten contraer matrimonio el uno con el otro, y si efectivamente lo contraen en dicho acto. Si todo están de acuerdo… ¡Estáis casados!

Que celebréis una boda ante notario, no quita que, posterior a esto, no hagáis una fiesta como se merece. Y para eso ¡estamos nosotros!