A la hora de establecer la distribución de las mesas en la boda, a muchas parejas les surge la misma pregunta. Si estás dudando entre mesas redondas o rectangulares, te ayudamos a tomar una decisión.

La decoración

Las mesas rectangulares son como un lienzo en blanco ya que dan mucho juego a nivel decorativo y sobretodo visual. A diferencia de las mesas redondas que requieren un mantel y un cubre mantel, las mesas imperiales, pueden ir con y sin ellos, incluso únicamente con manteles individuales o caminos de mesa.

Imágenes |If Photographers

Distribución de las mesas

¿A quién siento a lado de quién? Una de las partes más complicadas en la organización de una boda es sin duda el momento de sentar a los invitados en sus respectivas mesas. Familia más allegada y menos, rencillas y conflictos familiares que impiden a unos sentarse en la misma mesa que otros, amigos de toda la vida y compañeros de trabajo… en una mesa imperial ¡evita quebraderos de cabeza! Ningún invitado quedará colgado y tampoco tendrás que separar a tu grupo de amigos.

A la hora de sentarse a la mesa, los invitados pueden disfrutar de una conversación más fluida ya que la distancia entre la persona que tienes en frente es más corta que en una mesa redonda. ¿Has probado a hablar con alguien a más de metro y medio de distancia con un centro de mesa de por medio? Es muy probable que tenga dificultades para escucharte con claridad. Esta situación en una boda, provoca que los invitados tiendan a hablar alto, más aún en espacios abiertos y como consecuencia, la mesa de al lado, eleve el tono y todo se convierta en un caos.

Y tú.. ¿con cuál te quedas?

Imágenes |Pablo Beglez